El arte erótico asiático en la antigüedad

Las pinturas y esculturas antiguas Asiáticas haciendo referencia al acto sexual han adquirido gran protagonismo en los últimos tiempos. Falos de piedra, lesbianismo, parejas copulando o sexo oral con una gran carga sexual son algunas de las alusiones que hacían en sus obras los artistas de hace milenios.

Cuando comparamos sus obras con lo que nos excita a día de hoy, uno se da cuenta de que no distan tanto de las escenas de porno casero que podemos ver en nuestros teléfonos móviles, solo que en nuestro caso todo es animado y obviamente con una tecnología que ellos no podrían ni imaginar, pero las sensaciones que producían en ellos debieron ser muy similares.

Concretamente son los artistas Chinos quienes más trabajaron este género y suponemos que era su forma de ver o entender el sexo en aquella época, siendo seguramente lo que para nosotros ahora es por ejemplo una película de porno Español, básicamente única vía de escape para dar rienda suelta a sus necesidades sexuales…

Existen pinturas donde dos mujeres comparten un pene, figuras de cerámica y bronce de hombres practicando la sodomía e incluso esculturas que hacen alusión a la zoofilia, por lo tanto se deduce que aunque en su cultura había mucho mas represión que la que existe en nuestros tiempos, en su mente no la había y lo plasmaron fielmente.

En cualquier caso el arte erótico Chino es muy diferente a cualquier otra forma de expresión y es que siempre tiene un trasfondo filosófico. Esto fue así porque la expresión sexual no estaba tolerada tanto en hombres como en mujeres maduras o jóvenes y muchos templos fueron destruidos acabando así con un patrimonio que ahora sería realmente valioso.

Hoy en día en China siguen habiendo muchos tabúes sexuales y en la pornografía existe una censura que no permite mostrar los genitales a los actores y actrices, recordemos que es una cultura conservadora y en general bastante cerrada.

Afortunadamente con el crecimiento económico que están viviendo en los últimos años, la tendencia es que a medida que crezca la riqueza comience una gran apertura al mundo y con ello una apertura global con la que seguramente recuperen todo lo que se han perdido durante todo este tiempo.

La prostitución en la madurez

Se dice que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo y la verdad es que poco o nada ha cambiado esta profesión a lo largo de los siglos.

Evidentemente ahora hay mucha más higiene y en determinados países está regulada, existiendo pisos o locales regulados por el estado donde señoritas de compañía ofrecen sus servicios sexuales por un módico precio.

Para muchos chicos es una tradición desvirgarse a los 18 años yéndose de putas, digamos que es como un ritual por el que pasan muchos jóvenes ya sea porque lo han visto en otros amigos o porque están condicionados de algún modo y quieren perder la virginidad cuando cumplen mayoría de edad.

En este sentido la mayoría de estos chicos prefieren tener sexo con prostitutas maduras, ya que son señoras con experiencia y hacen más fácil y llevadero ese momento tan importante como es el de perder la virginidad, pero las cuarentonas de hoy en día no tienen nada que ver con las de hace dos o tres décadas y es que se cuidan, tienen unos cuerpos impresionantes, hacen deporte y si es necesario se hacen unos retoques estéticos, así que cada vez más son las maduritas que deciden poner precio a su cuerpo.

Otro motivo del éxito de las mujeres entradas en años es que no tienen miedo a nada y sus servicios incluyen casi cualquier práctica, de hecho cumplen las fantasías de los más morbosos como puede ser el pissing, fisting, facesiting y muchas de las prácticas de sexo duro o bizarro que normalmente podemos ver en vídeos porno.

El producto estrella es con diferencia el porno anal y es que hoy en día se ha normalizado tanto que incluso algunas parejas lo practican más que el vaginal, han descubierto que el ano tiene miles de terminaciones nerviosas que proporcionan un placer enorme, además de que ha dejado de ser tabú.

Con esto tampoco queremos decir que las prostitutas jovencitas no tengan clientela puesto que los hombres maduros las prefieren de entre 18 y 25 años, pero está demostrado que la madurez es un grado y puestos a elegir, ellos las prefieren maduras…